Make your own free website on Tripod.com

NOTICIAS DEL PERÚ / PERU NEWS Una Visión Real de un País de Fábula

¿ESTÁ REALMENTE JODIDO EL PERÚ?
Home
SÍ PERO NO
RAÚL CANTERA: EL QUIJOTE DEL HOSPITAL
REINA DE LA BASURA SE ARREBATA
EN DEFENSA DEL PERIODISMO DIGNO
CUANDO EL PERIODISMO ES UN NEGOCIO...
LOS TOLEDO ¿Qué hacemos con ellos?
REPORTE MULTILINGÜE
VICENTE TELLO HABLA CLARO SOBRE REGION ICA
¿ESTÁ REALMENTE JODIDO EL PERÚ?
Toledo en el Camino de Nixon
LGP: Toledo estimula el estallido social
La confiscación velasquista de los diarios peruanos
Los Ultimos Días de Rodrigo Franco
Se fue el Papa del Pan y Libertad
Del Editor de esta Página
Otras Páginas de Interés
Contácteme

Una nota de opinión y sentido común:

¿EN QUÉ MOMENTO SE JODIÓ EL PERÚ?

¿ESTAMOS REALMENTE JODIDOS?

 

Por Luis Alberto Guerrero

 

La recurrente frase de Mario Vargas Llosa en “Conversación en la Catedral” siempre viene a cuento cuando tratamos de explicarnos por qué estamos así. Muchos nos preguntamos si realmente el Perú está jodido, y cada quien tiene su propia versión de cuándo sucedió.

La mayoría en estos días le echa la culpa a Alejandro Toledo. La verdad es que Toledo no jodió al Perú, pero sí que lo terminó de joder. El pudo hacer mucho para que la situación que dejó Fujimori: corrupción, falta de institucionalidad, crisis de la democracia, populacherismo, se revertiera con un gobierno honesto e inteligente.

Toledo y sus chakanos no fueron ni lo uno ni lo otro. Ni honestos ni inteligentes, sino más bien corruptos de la peor clase, no pulpos y mafiosos de alto vuelo como los tiempos de Montesinos pero sí pirañitas primariosos, aprendices de bolsiqueadores callejeros, que arañaron la caja fiscal pero que al mismo tiempo le hicieron un tremendo daño a la imagen pública del gobernante democrático.

Más de una vez he dicho en mil escritos que Toledo perdió la gran oportunidad de pasar a la historia como un gran gobernante. Pudo no haber resuelto ningún problema, pero sí haber iniciado una cruzada de moralización, de austeridad, de verdadera identificación con los peruanos que menos tienen, y sobre todo de utilizar a la gente pensante de este país tan rico en todo, sin exclusiones ni marginaciones.

Pero los errores empezaron desde el principio. ¿Cómo explicar que se hubiera aliado por ejemplo con Fernando Olivera Vega?. Una alianza precaria que pudo sostener su régimen, pero a qué costo: divorciarse del resto de los partidos, que por lo menos durante dos o tres años hubieran sido el sostén de una democracia que a todos interesaba fortalecer.

El daño que Toledo le ha hecho a la democracia es inconmensurable, porque, además, con una irresponsabilidad que lo pinta de cuerpo entero, prohijó e hizo hombres públicos a una gavilla de delincuentes, antisociales y arribistas –con honrosísimas excepciones por supuesto, como las del Dr. Luis Solari de la Fuente y la de Marcial Ayaipoma, cuya permanencia en Perú Posible hasta ahora es para mí una incógnita- que han deteriorado con sus actos lo que significa un hombre de gobierno.

Toledo no supo aprovechar su cara de cholo, y su condición de cholo exitoso. Como buen criollo, más bien, trató de sobresalir por encima de esa masa esperanzada que lo creyó uno de los suyos, para descubrir después que detrás de esas facciones telúricas estaba agazapado un arribista, un foráneo 100 por ciento occidental, agringado hasta en la fonética, renegado de su ancestro y su vieja cultura. ¿Pero qué cultura podría tener quien apenas, seguramente, podría haber leído un texto de primaria, y que no ha leído, estoy seguro, ni “El Mundo es Ancho y Ajeno”, “Los Perros Hambrientos”, “La Serpiente de Oro”, “Agua”, “Yawar Fiesta”, “Poemas Humanos” ni “Todas las Sangres”, por supuesto.

Otros leyeron por él y le inventaron un lenguaje, una postura, una ideología marketera. Presurosos “asesores” venidos incluso de tiendas corruptas vinculadas a Montesinos, se sumaron al coro exitoso de los cuatro suyos, prometieron a la vieja usanza, obtuvieron respaldo, y aunque se guardaron alguito –caso Soros- llegaron a Palacio tras la fuga vergonzante del japonés usurpador del apelativo “chino”.

¡Qué tremenda decepción la que sufrieron, primero algunos de sus más directos colaboradores, que tuvieron que apartarse asqueados de lo que percibían, y después, poco a poco, el pueblo que veía caer cada una de sus esperanzas!. ¡Cómo podía ser del pueblo un presidente que se ponía 18 mil dólares mensuales de sueldo! ¡ Cómo podía ser del pueblo un mandatario que chupaba con sus amigotes whisky de etiqueta azul, de 100 dólares la botella, en vez de ron nacional, cañazo u otro licor que lo acercara más a la gente común!.

Fue tan poco inteligente Toledo que no pudo articular un buen aparato de comunicaciones, y durante toda su gestión se la pasó quejándose de los periódicos. ¿Por qué no armó su propio periódico?. Le encargó a su compadre Almeida formar un diario, y salió “La Pura Verdad”, un mamotreto laudatorio incapaz de convencer a nadie, “El Peruano” siguió con su vieja línea, de estar al servicio del poder de turno en vez de informar para todo el Perú, y el Canal 7, aunque recuperado un tanto por la transición Paniagua, no mejoró ni un ápice más, sino que más bien incorporó a “talentos” como Ricardo Belmont Cassinelli, que en el fondo no hicieron sino hundir más a las comunicaciones del Estado en la mediocridad más espantosa.

¿Qué habría que hacer para que en el Perú funcione un sistema de comunicaciones estatales parecido al de la BBC de Londres?. Toledo pudo haberlo hecho, pero jamás gobernó en serio. Fue un diletante, un advenedizo de la política, que pudo innovar, cambiar para bien, pero que no fue capaz de hacerlo.

Punto aparte, y necesario de mencionar, es el hecho de su lamentable familia: una larga y cuestionable pandilla de pobre gente deseosa de arribar a mejores tiempos, que creyó que el Estado era la oportunidad de su vida, y que se dedicó en cuerpo y alma a la tarea de infiltrar a gente corrupta en el aparato público para sacar ventaja, para coimear y roer a pedacitos algo de la sabrosa torta del hermano Presidente. La historia del Perú tendrá que juzgar a los Toledo con severidad. Como familia pudo hacer mucho, ponerse al lado de las cosas buenas, encaminar gestiones pero con devoción y civismo, liderar campañas de bien social, luchar contra la pobreza (bueno, lucharon contra su pobreza), dar ejemplo para los demás. Y en el peor de los casos, si no eran capaces de hacer lo precedente, ponerse al margen y no joder al Presidente.

No es necesario hablar de la Primera  Dama, desubicada en el contexto de su función y de la realidad peruana. Ella también, mujer de negocios, trató de hacer su propia cosecha, y no solo para ella sino también para su propio cuerpo amical. Su paso por la CONAPA, un organismo creado bajo el pretexto de defender a los pueblos andinos y amazónicos, fue de una voracidad incontrolable, al punto que casi un millón de dólares de la cooperación internacional, vía el Banco Mundial, terminaron en las billeteras de los amigos de la señora Eliane Karp, en pago de jugosos y apetecibles sueldos y de “estudios” inservibles, como todos los que generalmente se hacen para aparentar un estatus de preocupación por los problemas de los demás. La señora Karp y sus amigos ahora habrían puesto sus ojos en el INDEPA, que es en el fondo el mismo cuento.

Otro factor gravitante de la decadencia de la vida democrática nacional es la incorporación de sujetos sin la menor calificación en la lista de Perú Posible, y también, aunque en menor medida, de otras agrupaciones políticas. Sujetos como Víctor Valdez, Leoncio Torres Ccalla, o Gustavo Pacheco, solo podrían haber entrado en una lista si hubieran comprado el lugar en franca transacción comercial, y lo mismo podría decirse de alguien como el congresista Jorge Mufarech, que de ser ministro fujimorista aparece como parlamentario gobiernista del toledismo.

Todo lo dicho explica la pérdida del último bastión para recuperar la dignidad democrática avasallada  por el fujimorismo. Toledo lo echó a perder, y hoy estamos peor que en el 2000.

 

PERO EL ASUNTO VIENE DE MAS ATRÁS

Decíamos que este proceso decadente tiene raíces más antiguas que las del régimen de Toledo. Efectivamente, la descomposición  democrática hay que rastrearla en los partidos políticos, teóricamente representantes de la voluntad ciudadana. Si alguna vez tales partidos encarnaron aspiraciones populares, alrededor de las cuales se nucleaban intereses comunes -de derecha o izquierda, pero representativos de sectores- hoy dichas agrupaciones, sin excepción alguna, sólo representan intereses particulares, a lo más los intereses de camarillas enquistadas en las cúpulas dirigenciales.

Basta con percibir la renuencia de dichas cúpulas a adaptarse a las tendencias modernas de la organización partidaria para entender que el caciquismo sigue vigente en sus filas, y que la ley del más fuerte, del que coimea mejor o manipula más hábilmente a los demás, es el que impone las reglas de juego y los candidatos.

Los estudiosos del comportamiento de los partidos políticos peruanos podrán decir si este comportamiento acriollado tiene que ver con la especial forma de entender la política que heredamos de los albores de la República. El poder del dinero siempre tuvo una gravitación importante en la vida política, y la conducción del Estado era un negocio más de las clases pudientes. Total: las leyes tenían que hacerse para facilitar los negocios, eso de que las leyes no tienen nombre propio solo es una declaración constitucional, el lobby no es un invento reciente.

Dice el diccionario que Política es el “arte, doctrina u opinión acerca del gobierno de los Estados”, y referido a las personas define al político como “versado en las cosas del gobierno o negocios del Estado”. Se pone, sin embargo, en los casos en que los políticos no encajan en esta definición, y sanciona despectivamente como politicastro al “político inhábil, rastrero, mal intencionado, que actúa con fines y medios turbios”, y como politiquero al que “brujulea” o “trata de política con superficialidad y ligereza”

Si aplicamos estas definiciones a nuestros congresistas ¿cuántos podrían ganarse el título de políticos?. Dudo que pueda contarlos con los dedos de una mano, porque la gran mayoría encajaría en el rubro politicastro, y unos cuantos, benevolentemente, como simples politiqueros.

 

¿QUÉ HACER PARA PONER REMEDIO?

Para remontar la jodida situación en que nos encontramos debemos pues, cambiar esta realidad deprimente para contar con verdaderos hombres políticos. ¡Afuera los politiqueros y los politicastros!. Debe haber partidos realmente representativos, no clubes de aventureros y negociantes de la vida pública.

Lamentablemente este es un problema de educación y conciencia ciudadana, ambas cosas muy deterioradas en la sociedad peruana. La gran tarea empieza por hacer conciencia del mal, y marginar a quienes por tradición y conveniencia quieren ser reelegidos o nuevamente elegidos.

Uno de los escollos es la falta de una prensa comprometida con el destino del Perú. Los medios de comunicación peruanos, sin excepción alguna, están vinculados a intereses particulares. Prensa escrita, radioemisoras y televisoras, forman parte de un cogollo en que cada quien busca lo suyo, en medio de una lucha a muerte por sobrevivir, en una diaria batalla campal por el rating, donde no hay valores ni interés público que valga.

Vladimiro Montesinos demostró que los propietarios de medios de comunicación en el Perú bailan al son del dinero, y que su único compromiso es con sus cuentas bancarias. Propietarios de la talla de Pedro Beltrán, Luis Miró Quesada y Gustavo Mohme Seminario –que también defendían lo suyo en sus páginas, pero que jamás se hubieran hundido en la ciénaga ni se habrían sentado en la salita del SIN- solo forman parte de la anécdota.

Otro es el problema de los periodistas, a quienes generalmente se confunde y maltrata al identificarlos con los propietarios. Es cierto que hay dentro del gremio quienes ejercen funcionarios mercenarias, pero hay también voces éticas que son y serán la semilla de un rescate de la dignidad periodística tantas veces pisoteada por la falta de unidad profesional.

La libertad de prensa en nuestro país es una ficción. Cierto, cada quien dice lo que quiere, no hay restricciones ni  hostilización visible, pero en el fondo gravita el poder del anunciante –y el Estado es uno de los mayores- que impone criterios y conductas a los medios que quieren ser privilegiados. Hay revistas y canales que subsisten y bailan al son que fijan sus anunciantes. Y ello es lícito, en la medida que no quieran presentarse como portavoces de la opinión pública.

Tanto se maltrata el concepto de opinión pública que uno ya no sabe quiénes o qué la constituye, ni quien la representa. Teóricamente los periodistas son los intérpretes de esa opinión pública, y los dueños de medios los canales de difusión de esas interpretaciones. Lo malo es que estos últimos –meros intermediarios del proceso comunicacional- se han apropiado del derecho de difundir lo que a ellos conviene, y en la forma en que más les conviene. Eso, estricto sensu, no es libertad de prensa, sino simplemente libertad de empresa.

Para cambiar la situación en que estamos es preciso clarificar entre la gente pensante (que ojalá sean cada vez más) el rol que cumplen los medios de comunicación, que mientras no exista un movimiento social discriminante seguirán tal como están, y quizás peor, deformando a la sociedad con su torcida manera de “informar”, “orientar” y “entretener”.

Sin medios de comunicación responsables (socialmente hablando), sin políticos identificados a plenitud con las causas del pueblo, la tarea se presenta ardua, pero no imposible. Hay por delante una gran tarea de difusión popular.

Habría que editar, por ejemplo, un gran periódico de propiedad cooperativa; y cuyas acciones sean del mayor número de personas. Lamentablemente los “colegas” que “cooperativizaron” Expreso en la era velasquista y Ricardo Belmont que cerró en masa con el accionariado difundido de su canal, han puesto por los suelos el concepto del cooperativismo aplicado a la propiedad de un medio de comunicación. En esto hay que empezar desde cero, buscando casa por casa, a los patriotas que quieran destinar 10 dólares al gran proyecto de darle al Perú un periódico realmente libre.

Habría que darle al Canal del Estado y al diario oficial “El Peruano” nuevos fines y contenidos, más allá de su rol de boletín oficial. Ambos deben dejar de ser cajas de resonancia del gobernante de turno y apañadores de sus inconsecuencias. Canal y periódico deben pasar a la administración de un ente social que adapte la experiencia de la BBC de Londres a nuestra realidad, y que enriquezca sus objetivos.

Si el gobernante de turno quiere hacerse propaganda, su partido o sus partidarios tienen perfecto derecho a tener periódicos, radioemisoras o televisoras independientes –sin subvención del Estado- que compitan de igual a igual con los otros medios.

 

LA PRENSA QUE EL PERÚ ESPERA...

En cuanto a los contenidos, una prensa responsable tiene que variar radicalmente lo que publica y como lo publica. Nos hemos encasillado en formatos copiados de otras realidades, y es lamentable que periódicos tan influyentes como “El Comercio” y “La República”  hayan tenido que contratar a foráneos para estructurar sus modernizadas ediciones. El concepto atribuido a Pocho Rospigliosi de que “hay que darle lo que le gusta a la gente” es el versículo principal de la Biblia de los editores de periódicos peruanos, y es bien sabido que no siempre lo que gusta es lo más sano. Faltan ingredientes  nutritivos en la dieta de los lectores nacionales.

Si no dependiera de los avisos, si tuviera detrás de mí el sustento de un capital cooperativo, haría un diario tremendamente educativo. No prostituiría mis páginas ni haría de celestina para quienes buscan amores mercenarios como hace “Trome” de El Comercio, no apelaría a reportajes a seudo-personajes amarillentos, ni al escándalo, para atraer lectores: Carlos Cacho, Leslie Stewart, Chacalón, y la basura que los rodea, no tendrían cabida en estas páginas. ¿No hay dentro y fuera del Perú tanto peruano exitoso, inventivo, innovador, para entrevistar que hay que recurrir al submundo de quienes nada representan?. Estos editores de pacotilla han puesto el mundo al revés.

Rescataríamos del triste rincón del olvido al que ha sido relegada la “Crónica Parlamentaria”, en la que fueron maestros de maestros personajes como el “Cumpa” Donayre (Q.E.P.D.), Eduardo Deza, Nelvar Carreteros, Alejandro Borboy y Justo Linares, por solo mencionar a unos pocos colegas; crónica que enfoca, informa, enjuicia y divierte al mismo tiempo, y que no sólo hace “cherrys” o vierte bilis como las notas políticas de la hora presente.

Haríamos de la sección deportiva un verdadero camino de crítica constructiva... y también destructiva de esos cacicazgos y tierras de nadie en que se han convertido los clubes y sus organismos superiores, donde se amarra, se comercia con ilusiones y se pervierte la esencia de lo que es realmente deporte. Nuestra juventud merece otra cosa.

No habría páginas femeninas, porque la cultura y el interés humano no tienen sexo. Hablaríamos de los libros esenciales que todo joven y adulto debe leer, de los discos que debe escuchar, de las películas que deben admirar, más allá de los intereses crematísticos que encadenan también a las radios, que sólo pasan lo que interesa a unos cuantos por razones de ganancia comercial. Al pan, pan; y al vino, vino, sería la norma. Nada de compadrazgos ni mermeladas.

No tendríamos “página social”, pero sí una gran “página del pueblo” para poner allí las fotos de todos aquellos que hagan algo por la Patria, y que se merecen cotidianas Ordenes del Sol. A los alcaldes que hacen obra silenciosa, a los parlamentarios que piensan en el pueblo en vez de pensar sólo en el sueldo, a los presidentes de regiones que miran más allá de sus narices, en fin, a todo aquel que aporte cada mañana y cada tarde algo nuevo en la gran tarea de reformular al Perú.

Hay pues, en el fondo del túnel una salida. Yo creo en el dicho que no hay mal que dure cien años. Lo malo es que la vida de uno, generalmente no llega a cien años. Pero, felizmente, siempre habrá alguien que recoja las ideas y que pacientemente las plasme cuando llegue el tiempo del cambio.

Lima, Abril 2005.

Enter supporting content here

Una Visión Real de un País de Fábula