Make your own free website on Tripod.com

NOTICIAS DEL PERÚ / PERU NEWS Una Visión Real de un País de Fábula

SÍ PERO NO

Home
SÍ PERO NO
RAÚL CANTERA: EL QUIJOTE DEL HOSPITAL
REINA DE LA BASURA SE ARREBATA
EN DEFENSA DEL PERIODISMO DIGNO
CUANDO EL PERIODISMO ES UN NEGOCIO...
LOS TOLEDO ¿Qué hacemos con ellos?
REPORTE MULTILINGÜE
VICENTE TELLO HABLA CLARO SOBRE REGION ICA
¿ESTÁ REALMENTE JODIDO EL PERÚ?
Toledo en el Camino de Nixon
LGP: Toledo estimula el estallido social
La confiscación velasquista de los diarios peruanos
Los Ultimos Días de Rodrigo Franco
Se fue el Papa del Pan y Libertad
Del Editor de esta Página
Otras Páginas de Interés
Contácteme
Por: César Campos R.

 

Es verdad que el tema de la desafortunada intermediación de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) para que una frágil mayoría del Parlamento Europeo desestime abrir debate a fin de incorporar al MRTA  en un registro de organizaciones  terroristas, carece de cuerda larga en cuanto a hecho específico. Todo lo contrario ocurre en función al impacto que ese proceder  tiene sobre el conjunto ciudadano y su lenta construcción de una cultura de paz.

 

Los datos puntuales de lo acontecido en Bélgica señalan que fue una iniciativa de diputados amigos del Perú  – los españoles José Ignacio Salafranca (Partido Popular) y Luis Yañez (PSOE) – proponer una enmienda a fin que el grupo subversivo peruano integre la lista de bandas criminales. Ante ella, hubo intercambio de consultas y Aprodeh emitió su opinión ya conocida. La poca perspicacia de nuestra representación diplomática en Bruselas (como lo reconoce implícitamente el presidente Alan García) no advirtió la derrota de dicha iniciativa.

 

Ésta podría ser abordada otra vez porque, como lo indica el parlamentario andino Wilbert Bendezú, el tema de fondo (es decir, la consideración terrorista del MRTA) no se ha votado. Lo que se desechó fue debatirlo. Dependerá más bien de la eficacia del Estado peruano encauzar debidamente el punto y la actuación de Aprodeh queda como un infeliz episodio.

 

Pero lo que no es contingente es el oscuro ejercicio analítico de quienes aplauden abierta o solapadamente lo realizado por la ONG de Francisco Soberón. Afirmar que el MRTA ya murió y que se está haciendo una tormenta en un vaso de agua para justificar supuestos agravios contra las organizaciones membretadas como  defensoras de los derechos humanos, nos devuelve a las confusas polémicas de los años 80 cuando muchos relativizaban el rostro criminal de ese grupo, explicaban que era “diferente” a Sendero Luminoso, que su “rebelión armada” se entendía como una respuesta social de la pobreza y la exclusión.

 

Argumentos de tal naturaleza dañan la moral del ciudadano de a pie que fue la víctima predilecta de estos facinerosos, fue desplazado y condenado a extraviar toda visión de progreso, empujado también por un Estado débil y poco representativo.

 

Volver al famoso “sí pero no” de los admiradores de la violencia como partera de la historia, es el retroceso más significativo en el debate político de los últimos años. (cesarcamposlima@yahoo.com)

Enter supporting content here

Una Visión Real de un País de Fábula