Make your own free website on Tripod.com

NOTICIAS DEL PERÚ / PERU NEWS Una Visión Real de un País de Fábula

LOS TOLEDO ¿Qué hacemos con ellos?
Home
SÍ PERO NO
RAÚL CANTERA: EL QUIJOTE DEL HOSPITAL
REINA DE LA BASURA SE ARREBATA
EN DEFENSA DEL PERIODISMO DIGNO
CUANDO EL PERIODISMO ES UN NEGOCIO...
LOS TOLEDO ¿Qué hacemos con ellos?
REPORTE MULTILINGÜE
VICENTE TELLO HABLA CLARO SOBRE REGION ICA
¿ESTÁ REALMENTE JODIDO EL PERÚ?
Toledo en el Camino de Nixon
LGP: Toledo estimula el estallido social
La confiscación velasquista de los diarios peruanos
Los Ultimos Días de Rodrigo Franco
Se fue el Papa del Pan y Libertad
Del Editor de esta Página
Otras Páginas de Interés
Contácteme

Análisis Político

¿Qué Hacer con los Toledo?

La Familia Toledo está sentando precedentes en la vida nacional. Jamás familia presidencial alguna ha dado tanto que hablar, y no por acciones nobles que engrandezcan la vida nacional, sino por pillerías de poca monta, sacadas de vuelta, aprovechamiento del poder, conductas inapropiadas en una persona vinculada al más alto representante de la Nación, que obligan a todos a conducirse con decencia, cultura y absoluta transparencia.

Lo que pasa con la familia Toledo es digno de análisis político, ya que se trata del entorno del Primer Mandatario. Lo que sus parientes perpetran mueve las raíces de la vida pública, desmerecen los logros del Presidente, deslucen las más nobles intenciones que Toledo y su esposa pudieran tener.

Hay que deslindar claramente que los medios de comunicación no inventan las situaciones escabrosas en que se han metido los Toledo, tampoco los han inducido a cometerlas, y menos han «inflado la noticia» como se ha dicho en los altos círculos allegados a Palacio a lo largo de todos estos años.

Son los propios Toledo, desde los hermanos hasta los sobrinos, y también las cuñadas y ahora las supuestas amantes, las que se han metido en tremendos líos, no solo policiales y judiciales sino también políticos. No hay solo violaciones físicas sino también violaciones morales, conductas censurables que merecen la condena pública, y naturalmente ser ventilados en público para su corrección y eventual sanción.

APAÑADORES PALACIEGOS

Mucha de la culpa de lo que viene aconteciendo en los círculos palaciegos son los allegados al Presidente, entre quienes se cuentan asesores, congresistas y funcionarios de alto nivel como el Primer Ministro Carlos Ferrero, y su antecesor Luis Solari de la Fuente, quienes en su momento descalificaron las informaciones vinculadas a las tropelías de los Toledo, y las calificaron de exageraciones de los medios. Se teme que incluso movieran los hilos del poder para exculparlos y librarlos de castigo y sanción, o siquiera una cordial reprimenda.

El propio Presidente Toledo salió una y otra vez para calificar de «ruido político» la exposición de las criticables andanzas de sus parientes. «¡Amo a mi familia!» exclamó ante cámaras con todo derecho, pero en ningún momento, según se evidencia, ha puesto orden en la casa, pues los integrantes del Clan Toledo parecen ser ingobernables.

El deslinde oficial de que los actos de la parentela no tienen corona a la hora de ser investigados, y que los funcionarios públicos no deben doblegarse ante las gestiones de ningún Toledo, no ha sido consecuente con los hechos. Es evidente que los hermanos del Presidente sienten y creen que tienen patente de corso para conseguir lo que quieren en el aparato del Estado.

A través de Perú Posible, y con la ayuda y complacencia de visibles congresistas, han colocado en el aparato del Estado a verdaderos topos cuya única función es facilitar negociados, que van, según parece, desde el abastecimiento de insumos de oficina hasta el logro de resoluciones e incluso leyes hechas a la medida para facilitar negocios personales. Las investigaciones que se han realizado conducen a descubrir que en muchas concesiones sospechosas está la mano de un Toledo.

Hay tropelías de todo tipo: estudios de carreteras en pueblos andinos, fundación de universidades, concesiones de tierras eriazas, nombramientos en cargos públicos, organización de seminarios y ferias que nunca se realizan. Y como marco de todo esto, las miserias personales de algunos miembros de la familia, mezclados en borracheras, agresiones a guachimanes, violaciones de pobres mujeres que buscan trabajo, en fin, una larga lista de hechos que los pintan como gente que desmerece al Presidente.

Hasta ahora no se ha deslindado transparentemente qué vínculo secreto une al Presidente Toledo con la ex seguridad palaciega Lady Bardales, que ante una comisión parlamentaria se negó a dar detalles diciendo simplemente «me reservo la respuesta». ¿Puede tolerarse algo así en la conducta de quien personifica a la Nación?

¿QUÉ HACER CON LOS TOLEDO?

No resultaba descabellada la propuesta del congresista Mauricio Mulder, secretario general del APRA, de realizar un «censo familiar», con el fin de que la población conozca donde trabajan sus ocho hermanos, sus respectivos cónyuges e hijos. Pero, más allá de la ironía, si hiciéramos un hipotético censo de este tipo veríamos que los Toledo, efectivamente, no están en ninguna dependencia pública; pero sí tienen testaferros a quienes digitan. La tarea sería entonces descubrir a quienes han sido nombrados a partir del surgimiento de los Toledo a la vida pública en cargos que pueden ser materia de negociados, como el tráfico de tierras, por ejemplo.

Hay múltiples evidencias que uno de los hermanos Toledo se ha dedicado a recorrer el país viendo donde hay pampas que pueden ser materia de irrigaciones, a fin de boicotear asociaciones de presuntos adjudicatarios mediante la formación de instituciones paralelas, que ¡oh maravilla!, de la noche a la mañana obtienen favores públicos. Por ejemplo, en el lío fronterizo entre Cañete y Chincha está metido este Toledo. La razón: hay tierras de por medio, de la llamada irrigación El Platanal. Hay también dos apetecibles yacimientos mineros.

Otro de los Toledo anda por allí ofreciendo crear universidades a diestra y siniestra. Lo ha hecho en Abancay y últimamente en San Juan de Lurigancho. ¡Sorpresa!. El Presidente Toledo ha anunciado la creación de universidades en esos lugares... pero quizás no sabe que en nombre de esas gestiones se ha recibido dinero por gente allegada a su familia.

Queremos creer, con toda nuestra convicción, de que Alejandro Toledo Manrique no sabe nada de estas correrías. Ya es hora de que este Presidente en el cual el país depositó sus esperanzas deje de hacerse el tonto y ponga orden en su casa y en el aparato público. Cualquier funcionario sospechoso de tener vinculación con los hermanos Toledo debe ser dado de baja de inmediato, por la salud pública y el propio honor presidencial.

Toledo (el Presidente) acaba de darnos una muestra de cómo interpreta el acto de gobernar: se ha hecho el loco y no ha observado la ley que otorga beneficios a quienes tienen arresto domiciliario. ¿La razón?. Porque a la larga podría beneficiar a su hermana Margarita. ¿Cómo pues puede gobernarse para beneficiar a la familia y no por el interés de todos los peruanos?.

Los funcionarios públicos, los congresistas de Perú Posible, deben dejar de hacerse los locos frente a los Toledo y exigirles una conducta pública apegada a la moral y la ley, o de lo contrario denunciarlos y separarlos de ese partido, que reveladoramente, parece ser un patrimonio familiar y no un ente de interés nacional. Y la condena no sólo debe ser para cumplir, de los dientes para afuera.

El país espera una definición radical. De lo contrario los Toledo en estos doce meses que faltan seguirán haciendo de las suyas, y entonces creeremos que, como plaga de langostas, quieren arrasar con el Perú. Algo más: los periodistas, señor Presidente, no inventamos la realidad... solo la comunicamos, algunas veces con agrado, y otras con profunda decepción, como es este caso.

Enter supporting content here

Una Visión Real de un País de Fábula