Make your own free website on Tripod.com

NOTICIAS DEL PERÚ / PERU NEWS Una Visión Real de un País de Fábula

RAÚL CANTERA: EL QUIJOTE DEL HOSPITAL

Home
SÍ PERO NO
RAÚL CANTERA: EL QUIJOTE DEL HOSPITAL
REINA DE LA BASURA SE ARREBATA
EN DEFENSA DEL PERIODISMO DIGNO
CUANDO EL PERIODISMO ES UN NEGOCIO...
LOS TOLEDO ¿Qué hacemos con ellos?
REPORTE MULTILINGÜE
VICENTE TELLO HABLA CLARO SOBRE REGION ICA
¿ESTÁ REALMENTE JODIDO EL PERÚ?
Toledo en el Camino de Nixon
LGP: Toledo estimula el estallido social
La confiscación velasquista de los diarios peruanos
Los Ultimos Días de Rodrigo Franco
Se fue el Papa del Pan y Libertad
Del Editor de esta Página
Otras Páginas de Interés
Contácteme

De cómo un funcionario que transforma y pone en la modernidad a un hospital del Estado pretende ser cesado por las mafias que trafican con la salud del pueblo

A MANERA DE EXPLICACIÓN

Conocí al doctor Raúl Cantera, la última vez que fui a Trujillo a mediados de noviembre pasado. Fue un amigo común el que nos presentó, y que me insinuó que debía conocer lo que estaba haciendo en el hospital regional de esa ciudad. La verdad es que cansado de tanto autobombo de los funcionarios estatales, llegué al Hospital en franco escepticismo.

Recorrer con él el hospital regional trujillano fue toda una revelación. Como periodista de largo trajinar, y además provinciano, conozco de cerca la tremenda realidad de los hospitales del Estado, y también los de la seguridad social, que se caen literalmente a pedazos y donde el equipamiento y los suministros son deplorables; por eso es que lo que vi me dejó absorto, con la boca abierta literalmente.

Este hospital provinciano, regido por un provinciano robusto y de maneras afables, de ademanes poco convencionales pero convencido de su propósito, a cada paso me brindó un rostro distinto de lo que debe ser una institución al servicio del pueblo. Confieso que creía que estaba soñando y que no estaba en un hospital peruano, y menos del servicio público, porque encontraba obras en ejecución, equipos modernísimos, y sobre todo ideas, proyecciones, buena vibra.

Cualquiera que vaya al Hospital Regional de Trujillo, a poca distancia del ovalo de Mansiche, podrá comprobar todo lo que voy a decir, que no es fruto de un entusiasmo pasajero ni de un “cherry al paso” como le decimos los periodistas a las notas por compromiso, sino de una reflexión sincera y vital, porque aquí sí está pasando algo, porque este hombre de decisiones bien tomadas está cambiando de raíz el enfoque del servicio público.

Pero aunque Raúl Cantera se ha ganado el aprecio de la gente (la que llega en busca de un servicio para recobrar la salud), aún está dando la guerra para que quienes deben apoyarlo reconozcan lo que está haciendo. Por hacer lo que está haciendo Cantera ha estado al borde del despido, así como lo leen: el Ministerio de Salud ha querido removerlo, y si no hubiera sido porque se opuso el Presidente Regional La Libertad, Homero Burgos, quien también es médico, ahora el doctor sensible al dolor popular estaría pateando latas en su natal Cartavio.

Por eso es que me he decidido a escribir esta y otras notas. Como Cantera deben haber en el Perú muchos funcionarios que quieren hacer obra, que quieren resolver problemas, que quieren cambiar el sistema corrupto de una administración donde todos quieren beneficios sin aportar mucho. En homenaje a ellos, y en la persona de Raúl Cantera, publico esta justiciera nota periodística.

 

canteraint.jpg
Cantera y el tomógrafo de última generación de su Hospital

Por Luis Alberto Guerrero

 

En Trujillo se viene librando un episodio que linda con lo novelesco. En un hospital regional del Estado, donde las carencias van de la mano con las limitaciones presupuestales, un Director imaginativo y sensible a los intereses populares ha puesto de vuelta y media la institución y la ha encaminado al camino de la modernidad… pero las mafias sempiternas que trafican con la salud le han puesto la puntería.

El Director se llama Raúl Cantera Hurtado, nacido en Cartavio, y el escenario es el Hospital Regional de Trujillo dependiente del Ministerio de Salud.

«La pobreza, la burocracia administrativa, la insensibilidad  asistencial, los intereses  personales o de grupo, laborales o políticos, así como la ceguera centralista  no  pueden estar por encima del principio irrenunciable a la salud sin distingos garantizada por la constitución», es lo primero que me dice Cantera cuando lo entrevisto.

Me parece un hombre sincero, de esos pocos que quedan fieles al Juramento de Hipócrates. Pruebas al canto: El Hospital a su cargo, desde hace dos años, es quizás el único público del país que tiene un tomógrafo axial computarizado (plus y helicoidal), o un equipo de resonancia magnética, o un servicio de densitometría ósea, otro de mamografía y otro de espirometría, y otro de audiometría computarizada, que sirven a la población a precios increíblemente bajos.

Una muestra: En las clínicas privadas, que todo lo ven negocio, una tomografía se cobraba en dólares a precios fuera del alcance de los pobres; ahora en el Hospital Regional de Trujillo cuesta en soles diez veces menos, y en la misma medida los demás servicios. Ha ganado el pueblo… pero han perdido los médicos.

No era un secreto que los servicios privados de tomografía existentes en Trujillo gratificaban con 150 soles al médico que les enviara un cliente para efectuar una tomografía. Ese negocio se acabó… pero empezó un concierto de voluntades mafiosas para sacar de su puesto al Dr. Cantera, que les había malogrado el negocio.

Y es que eso no era lo único. Cantera también había obligado a los médicos a cumplir un horario al servicio de los pacientes, y no entrar al hospital e irse de él cuando les diera la gana; Cantera había mejorado el equipamiento de los servicios, al punto que sus camas eran mucho más modernas y funcionales que las de cualquier clínica privada: Cantera había hecho convenios con empresas del entorno, especialmente mineras, que estaban generando recursos propios del Hospital.

Y también había pensado en el futuro. Se empezó a implementar una unidad de quemados, se proyecta un nuevo servicio de emergencia, más amplio y mejor equipado, se ha previsto producir su propio oxígeno medicinal, reduciendo de 9 soles a 3 soles el precio del metro cúbico de ese vital gas en casos de pacientes que padecen males respiratorios.

Las malas vibras contra Cantera dieron resultado y los funcionarios capitalinos de Salud le dieron de baja. Sin embargo el Presidente Regional de la Región La Libertad se ha puesto firme y lo ha mantenido en su cargo, porque está haciendo bien las cosas, e incluso ha comprado para el Hospital un hospital rodante que ampliará los servicios a la zona de sierra.

Mucho hay que decir de este médico sui-géneris, de los cuales seguramente pocos hay en el Perú. Pero solo quiero reproducir lo que al final de recorrer su Hospital Cantera me preguntaba:

- ¿Tan malo es que la gente que no tiene nada, la más indigente,  pueda en nuestro Hospital tener acceso gratuito a una resonancia magnética u otro examen especial?

- ¿Tan malo es que se controle la permanencia del personal, sin excepción?

- ¿Tan malo es que la Tecnología más avanzada se encuentre dentro del Hospital y sea competitiva frente a los privados con tarifas sociales?

- ¿Tan malo es desterrar la corrupción y deshonestidad enrraizada dentro de las Instituciones Públicas por lo general amparados en la estabilidad laboral y otros Beneficios laborales?

- ¿Tan malo es tener socios estratégicos como Universidad Cayetano Heredia, Barricks, Eske Group, Medical Rent, Misión Belga-DeVida, entre otros?.

- ¿Y finalmente TAN MALO, es revertir en 2 años el colapso semi- total que existía, convirtiendo el Hospital en ese lapso en un Hospital de III nivel, muy bien equipado , con servicios  nuevos altamente resolutivos, incremento de infraestructura digna , capacitación al máximo de los esfuerzos posibles  todo ello con la misma gente, el mismo Presupuesto, pero con gran esfuerzo y decisión técnica,  apoyo incondicional político-financiero  Regional y de los socios estratégicos que han apostado por nosotros y la nueva gestión planteada con gran sensibilidad humana y social,  que no discrimina sino suma?.

Mi buen amigo, si esto es así entonces no debo permanecer un minuto mas al frente de la Institución que has conocido, a pesar que es a nivel nacional la que más ha avanzado, creo que el éxito en nuestro país es causal de acusaciones y separación… ya lo decía José de Ingenieros en su obra «El Hombre Mediocre»… Gracias por escucharme y ver de cerca la realidad de las cosas.

Le contesto: No amigo Cantera: La incomprensión y la mala forma de entender el servicio público están en otro lado.

Y comento: Este hombre no quiere ser congresista, ni alcalde ni nada. Solo quiere servir al prójimo. ¿Por qué no lo dejan trabajar?.

Enter supporting content here

Una Visión Real de un País de Fábula